14/12/2018: No se reunieron antecedentes suficientes para fundar una Formalización
FISCALÍA DE PANGUIPULLI DECIDIÓ NO PERSEVERAR EN QUERELLA POR ESTAFA Y OTRAS DEFRAUDACIONES PRESENTADA POR EL COMITÉ DE AGUA POTABLE RURAL DE COÑARIPE EN CONTRA DE NUEVE SOCIOS

14/11/2018
Hoy se hizo justicia, se confirma nuestra honradez,  ha quedado demostrado que no somos culpables, entre otras afirmaciones, fueron algunas de las expresiones vertidas por socios del Comité de Agua Potable Rural de Coñaripe tras audiencia realizada en el Juzgado de Garantía de Panguipulli, donde el Fiscal Jaime Calfil Cárdenas, les comunicó que de conformidad con el Artículo 248, letra C, del Código Procesal Penal la Fiscalía de Panguipulli decidió “NO Perseverar en este Procedimiento, “por el delito de Estafa y Otras Defraudaciones contra particulares, por cuanto durante la investigación realizada no se han reunido antecedentes suficientes para fundar una Formalización” en su contra.

Cabe consignar que lo anterior fue la decisión de la Fiscalía de Panguipulli tras la investigación iniciada como consecuencia de una Querella por Estafa y Otras Defraudaciones, Rol Único de Causa Nº 18110017480-0, presentada por El Comité de Agua Potable de Coñaripe, representado por su Presidente David Díaz Jaramillo, en contra de nueve socios del comité a quienes, incluso, previamente se les había suspendido su calidad de socios.

Como consecuencia de la decisión de la Fiscalía algunos de los afectados no descartan iniciar fururas acciones legales.

Humberto Briones Villena.

Concluida la audiencia en dialogó con El Diario Panguipulli.cl algunos de los socios no dejaron pasar la oportunidad para referirse al tema, entre ellos Humberto Briones Villena, quien manifestó que “yo, en lo personal, siento gran satisfacción hoy día porque hoy día la justicia hizo justicia”. Nosotros, agrega Briones, “fuimos acusados mañosamente por malos dirigentes de Coñaripe; un comité con el prestigio como el de Coñaripe no se merece este tipo de dirigentes, de acusar a socios sin una prueba de una estafa que nunca ocurrió. Aquí fuimos perseguidos, este es un cuento que viene del año 2015, solo porque hemos estado trabajando para darle otro norte al comité, para que el comité sea más inclusivo y sea más transparente”.

Briones aseguró que “todo lo que se dijo en contra nuestra fue un acto de discriminación”, y afirma que “esto partió el 23 de marzo cuando, en primera instancia, se nos suspende la calidad de socios, y no conforme con eso se nos denuncia y se nos inventa un juicio y una querella por el delito de estafa, que la policía, al aportar nuestros antecedentes que nos validaban, concluyó que no había sido así y que nunca habíamos estafado”.

“Yo me siento satisfecho y lamento que en Coñaripe se siga teniendo este tipo de dirigentes, porque hoy en día quien presentó esta denuncia sigue siendo presidente. Yo en lo personal doy vuelta la página y seguiré trabajando en lo que a mí me convoca, que es el tema de la inclusión y capacitaciones”, dijo Briones.

Luego de lamentar la situación, Humberto Briones manifestó que solo espera que “los vecinos de Coñaripe empecemos a elegir nuevos dirigentes, y se pregunta: ¿quién nos dice que en el periodo próximo vuelva a ocurrir lo mismo?, respondiendo a la vez que “eso ocurrió justo en un proceso de elecciones: se eligió comisión electoral, de ahí se nos sanciona y después se nos querella”.

Por último, Briones aseguró sentirse más tranquilo, “mi familia me acompaña, los hijos. Detrás de todos nosotros, los imputados, hay un núcleo familiar, todos se sentían menoscabados por esto. Y para terminar, yo creo que aquí no bastan las disculpas públicas, para mí no son suficientes las disculpas públicas, las que se irán a dar en algún momento”, concluyó.

Milton Barros Hernández.

Por su parte, otro de afectados, Milton Barros Hernández, a su salida del tribunal confirmó que “hemos sido absueltos de la gran mentira que nos produjo David Díaz y otras personas más, a este grupo de comerciantes, respetados dirigentes, ex-concejal, vecinos, cuyo único afán, de nosotros, es tener una buena comunicación con todos nuestro vecindario”.

Barros añade que “don David Díaz, Claudio Vergara y Marcelo Montecinos hace un tiempo atrás nos trataron de estafadores”, y afirma que “ellos están mal usando, usufructuando de un recurso que es el Comité de Agua Potable Rural de Coñaripe”.

“A nosotros,  dijo Barros, se nos acusó injustamente y hoy día la justicia chilena nos ha absuelto de cualquier culpa”, y aclara que él nunca ha estado involucrado en ningún proceso “en contra de las buenas costumbres”, tal es el caso, dijo, que “la justicia verifico que no somos culpables de nada”.

Barros también adelantó que “como grupo estamos esperando ver qué acciones legales vamos a tomar en contra de estas personas (que) nos basurearon, nos insultaron. En lo personal soy dirigente gremial, dirigente regional, empresario del turismo y me he sentido muy ofendido, porque en Panguipulli he hecho una carrera de empresario, se me ha destacado, se me ha felicitado, he recibido reconocimientos a mi carrera de empresario turístico, y estos señores me han insultado y han usado la palabra de estafador (frente) a la comunidad de Coñaripe, y eso no lo voy a aceptar”.

Por último, Milton Barros manifestó que “yo me voy tranquilo”, pero, adelantó que “esto sigue, no termina aquí. Creo que mi honra y mi integridad como persona, empresario y dirigente debe ser restaurado en su valor”, concluyó.

Osvaldo Riedemann Vásquez.

Mientras que para Osvaldo Riedemann Vásquez, otro de los afectados, aseveró que “para mí en lo personal y para todo el grupo de Los nueve al patíbulo, como nos hemos denominado,  ha sido una triste experiencia que nos hayan acusado en forma tan infame y tan artera de causas que no tenían ninguna justificación, como lo determinó la investigación que hizo la PDI, y en donde salimos libres de polvo y paja de tanta acusación y malsana información tergiversada. Nos culparon no tan solo de un simple hecho delictual, nos trataron de la peor manera, nos trataron de delincuentes, nos trataron de estafadores y eso a nosotros nos duele, pero sin embargo uno tiene grandeza”.

Riedemann también afirma que “esto está en el contexto de muchas cosas que están pasando en Coñaripe y en nuestro comité de agua potable, que es el más importante en la Región de Los Ríos”, por lo que, reconoce, “hemos intentando depurar el comité porque sabemos que no ha funcionado bien”, agregando que “el antiguo directorio o parte de ese directorio, algunos de ellos, son quienes presentaron esta denuncia que nos causó estas tremendas molestias a los socios de Coñaripe”.

Yo en lo personal, dijo Riedemann, “estoy feliz”, e insistió que “a mí me podrán acusar de cualquier cosa en la vida, yo he sido un honroso concejal de Panguipulli, podrán decir muchas cosas de mi pero jamás, y gratuitamente ante la justicia, que soy un ladrón, un coimero y menos que me culpen de un estafador”.

“A pesar de todo hoy tenemos la nobleza y tenemos la dignidad de seguir trabajando para nuestro pueblo”. Pero que con este tipo de acusaciones “a uno le queda el dolor, y de esta manera, lamentablemente, uno termina de conocer a las personas con las cuales convive en un pueblo”, puntualizó.

Riedemann adelantó “de momento retornaré a mi pueblo para seguir trabajando, estamos ad portas de un verano que esperamos que sea constructivo para todos los que vivimos para el turismo. Habrá que seguir trabajando en las cosas de uno, esto es un lapsus en el camino”. Adicionalmente, confirmó que “acabo de ser nombrado Presidente de la Cámara de Comercio y Turismo de Coñaripe, asociación gremial, para seguir trabajando en pos del turismo de la comuna”.

Retomando la situación, Riedemann expresó que “lo único que uno puede pedir a aquellas personas que nos inculparon, ante la infamia de haber sido calumniado gratuitamente, incluso por la prensa, es que a lo menos, tengan la dignidad de pedir disculpas”.

Además, hay un dato que no todo el mundo lo percibe, afirmó Riedemann, “la denuncia que ellos hicieron en contra de nosotros, todos socios del Comité de Agua potable de Coñaripe, en forma muy mañosa esta persona, que es un maquinador, incluyó a todos los socios del comité en la denuncia”.

“Curiosamente nosotros, con la grandeza, con la franqueza y con honestidad fuimos testigos paradojales de una circunstancia que yo creo que en Chile no se vuelve a repetir: que un comité de agua potable, que es una institución muy pequeña dentro del aparato de las instituciones de este país, estos señores hayan destinado una ingente suma de dinero, de alrededor de $11.000.000, con recursos del propio comité para cuestionar a socios del propio comité, y eso es inconcebible”, denunció Riedemann, e insiste en que “a pesar de todo, yo por lo menos seguiré trabajando, estoy preocupado de otras cosas”.

En la oportunidad, Riedemann reconoció sentirse “orgulloso que mi dignidad, mi hombría y mi honra ha quedado públicamente, y sobre todo legalmente, clarificada por la justicia. Espero que el Comité de Agua Potable de Coñaripe siga adelante con un buen norte”, y adelantó que “esta historia todavía no termina, hay muchas cosas que están pasando y que van a generar noticia. Lo importante es que esto para nosotros se termina, habrá que dar vuelta la página y  seguir adelante en nuestras actividades propias con la satisfacción de saber que salimos libres de polvo y paja de una acusación tan falsa y tan falaz de la cual fuimos objeto”. 

Lo importante y reitero, dijo Riedemann, es que “somos absolutamente inocentes, y así lo determinó la contundente investigación que realizó la PDI, que nos  costó muchas molestias; tuvimos que viajar a Valdivia, un montón de trámites inherentes a toda citación que se hace ante la justicia. Pero un día 20 de noviembre para nosotros es un día muy  especial, donde se nos reconoció nuestra franqueza y nuestra honradez ante la falacia, insisto, de personas tan mal pensadas que nos calumniaron en forma gratuita”, concluyó.

Jorge Catricheo Cofré.

En tanto, para Jorge Catricheo Cofré, actual Vicepresidente del Comité de Agua Potable de Coñaripe y otro de los afectados por la denuncia, “es muy lamentable llegar a una situación como esta, después de cuatro años viendo un tema que comenzó el 2015, por una mala decisión del presidente del comité de la época y que actualmente es presidente todavía (David Díaz) al llegar a este tipo de acusaciones falsas hacia nueve personas del comité y que no tenían asevero en nada”.

En cuanto a futuras acciones legales de los afectados, Catricheo reconoce que “eso se puede hacer, cada persona el libre de hacer lo que amerite en el caso de cada uno. Yo como (actual) vicepresidente del comité no puedo querellarme así mismo. Creo que las personas son mayores de edad y verán los pasos a seguir. Si se presenta una demanda en contra del comité nosotros tendremos que defender bien al comité, tendremos que llegar a un acuerdo con la asamblea y tomar una medida disciplinaria en contra del presidente y los miembros (del directorio) de esa época”.

Por último, Jorge Catricheo manifestó que “en lo personal estoy conforme porque ante la ley nosotros no hemos cometido ningún delito y ninguna estafa ante el comité”, finalizó.

<<<Volver