11/12/2018: Las terapias de Masoterapia y Reiki cuentan con el apoyo del GORE Los Ríos
PARTICIPANTES CALIFICAN COMO MUY POSITIVO EL PROYECTO “POR UNA CULTURA DE AUTOCUIDADO” QUE SE DESARROLLA EN EL LICEO BICENTENARIO DE EXCELENCIA ALTAMIRA  DE PANGUIPULLI

11/12/2018
Como extraordinariamente positivo calificaron directivos, profesores, asistentes de la educación y miembros del directorio del Centro General de Padres y Apoderados del Liceo Bicentenario de Excelencia Altamira de Panguipulli, el proyecto: “Por una Cultura de Autocuidado” postulado por primera vez por esta institución, a través del centro general de padres y apoderados y adjudicado por el Gobierno Regional de Los Ríos con el financiamiento del Fondo de Subvención de Actividades de Carácter Social y de Prevención y Rehabilitación Drogas, con cargo 6% del FNDR 2018.

En el proyecto, consistente en terapias de Reiki y Masoterapia, individual y colectivo en el caso del Reiki, a cargo de los profesionales Claudio Guerrero Flores y Mónica Emaldía Vargas, respectivamente, participan 42 personas. El proyecto se inició el pasado mes de octubre y concluye  durante este mes diciembre, según confirmó la coordinadora del proyecto.

Rosa Palominos Palma, Directora Liceo Bicentenario de Excelencia Altamira.

En entrevista de El Diario Panguipulli.cl, la Directora del Liceo Bicentenario de Excelencia Altamira, Rosa Palominos Palma, aseguró que “esta iniciativa nace de la visión sobre la alta carga laboral que existen en el Liceo Altamira, derivado del nivel de rigurosidad y laboriosidad que genera desgaste y cansancio en las personas.  Se trabaja tanto que nos olvidamos de nuestra esencia, del tiempo que tenemos que dedicar a nosotros para nuestro bienestar personal”.

“Esta iniciativa, gestada desde el Área de Convivencia Escolar y postulada por nuestro Centro de Padres, permite espacios para dedicarlos a estimular el autocuidado colectivo, no tan solo de los profesores, sino que también de nuestros asistentes de la educación y los apoderados representados por la directiva del Centro de Padres”, dijo la directora.

Rosa Palominos confirmó que “el Gobierno Regional de Los Ríos abrió una línea de proyectos que está relacionada con el autocuidado y el bienestar general; postulamos por primera vez y nos adjudicamos los recursos.  Eso nos permitió iniciar, hace dos meses, un programa de sesiones individuales con un masoterapeuta y una maestra de Reiki. El acceso fue para todos los funcionarios que lo quisieron en forma voluntaria, coordinados por la encargada del proyecto”.

Desde mi punto de vista, aseguró la directora Palominos, “se han cumplido todos los objetivos porque cuando las personas terminan sus sesiones, tienen una disposición distinta, el trabajo no ha disminuido en nada, se mantienen las responsabilidades académicas, la preparación de las clases, el trabajo en el liceo sigue su ritmo habitual, pero lo que sí se ha generado en las personas que hemos ido a las sesiones, es que llegamos a trabajar con un ánimo distinto, y eso es evidente, con energía recargada, con  una importante sensación de bienestar que se va contagiando en el equipo de trabajo y sin duda que en nuestras familias también, pues este bienestar es transversal en la vida de las personas, lo que es muy positivo”.

Consultada si se sentía conforme con los resultados, la directora respondió que “estoy feliz con los resultados de este proyecto, ya que alrededor del 90% de las personas que componen la unidad educativa (directivos, docentes, asistentes de la educación y directivos del centro de padres y apoderados) están participando. Hay que escuchar los comentarios de los beneficiarios cuando terminan sus sesiones de Reiki o Masoterapia, de lo bien que nos han hecho estas terapias a nivel personal y profesional, lo que evidentemente se refleja en nuestro trabajo”.

Por último, Rosa Palominos dijo sentirse “feliz y agradecida con nuestro Centro de Padres, con el Gobierno Regional y nuestros Consejeros Regionales, por habernos dado la oportunidad de concretar este proyecto, pues me imagino que visualizaron la importancia que tiene el autocuidado, sobre todo en educación, donde cada día los desafíos y las exigencias son mayores, y que esto se pueda hacer con fondos regionales es realmente un regalo. Lo importante es buscar los espacios dentro de los mismos recursos que el Estado nos proporciona; un funcionario feliz, hará un mejor trabajo, entonces, la apuesta es que el impacto de este proyecto también se refleje en una mejor calidad del aprendizaje en todos nuestros estudiantes”, finalizó.

America Waghorn Sanhueza, Trabajadora Social del Área Convivencia Escolar Liceo Bicentenario de Excelencia Altamira.

América Waghorn Sanhueza, Trabajadora Social del Área Convivencia Escolar del Liceo Altamira y coordinadora del proyecto, manifiesta que “la idea original del proyecto es que los funcionarios y todas las personas que trabajan activamente en la unidad educativa cumpliendo una función, puedan desarrollar de una u otra manera una actividad de autocuidado que pueda reducir los niveles de stress a los que están sometidos permanentemente. Por lo tanto, postulamos este proyecto para comenzar a cuidar a los funcionarios. Eso significa que ellos accedan mensualmente a sesiones de Reiki y Masoterapia.

El proyecto, que está en pleno desarrollo, está diseñado para culminar en diciembre, confirma la profesional. "Este proyecto ha significado que los participantes bajen sus niveles de stress y aumenten significativamente la disposición al trabajo. Por lo tanto, agrega, “esto ha ido en beneficio directo en la disposición de las personas para desarrollar su trabajo dentro del liceo. Las personas llegamos con mejor ánimo, más tranquilas, felices, ya que nuestros cuerpo no somatiza todos los niveles de stress que podamos tener dentro de nuestra jornada laboral. Y eso va en directo beneficio a que todo el proceso educativo que se lleva con los estudiantes también se puede ver reflejado en un mejor estado de ánimo: ¡si yo estoy bien, puedo educar mejor!

En cuanto a la importante participación del Centro General de Padres y Apoderados del Liceo Bicentenario de Excelencia Altamira, América Waghorn asegura que “es un agente clave para el desarrollo de un establecimiento educacional, ya que ellos velan por el cumplimiento de un sinfín de actividades, también entregan recursos, (el ser directivo) no es un trabajo remunerado. Ellos trabajan (como directiva), vienen a las reuniones, participan de muchísimas actividades, pero no siempre son recompensados de la manera que corresponde, y el incluirlos en este proyecto es parte de nuestro agradecimiento. Además, ellos postularon este proyecto; fueron a Valdivia, ingresaron los documentos, es decir, ellos realizan una serie de esfuerzos de manera gratuita, y lo hacen solo por el cariño que sienten por el Liceo Bicentenario de Excelencia  Altamira”.

Sin duda que con este proyecto se está ante una nueva experiencia, cuyo objetivo es brindar una solución efectiva a problemas que en la actualidad son comunes, como el stress laboral, la sensación de agobio, depresión, angustia, entre otros. En ese sentido la profesional advierte que “hoy, en la sociedad que estamos, ¡nos lleva al stress!: todo rápido, que todo sea inmediato, y el organismo comienza a somatizar todo eso. Es por eso que para nosotros es importante que las personas estén tranquilas y cómodas para poder desarrollar su trabajo, sobre todo en un establecimiento educacional de alto rendimiento, que atiende a 640 estudiantes, donde en definitiva somos 700 personas que nos estamos viendo día a día y con jornadas laborales extensas. En realidad es gratificante  ver que las personas se están cuidando a sí mismas, cuidando el cuerpo para poder sentirse mejor, lo que también permite reducir los niveles de stress. Hace bien ver resultados positivos dentro del clima laboral”.

Respecto de repetir esta experiencia el próximo año, la trabajadora social adelanta que “si se da la posibilidad de postular, por supuesto que sí. Lo ideal sería que estas prácticas estén contempladas en los presupuestos de todo establecimiento educacional. Son espacios que recién se han ido ganando, si podemos postular se va a hacer.

Por último, América Waghorn agradeció el respaldo  Gobierno Regional de Los Ríos, a los consejeros, “por haber confiado en esta iniciativa que se ha ganado un espacio dentro de la comunidad, que hayan otorgado los recursos necesarios al centro de padres, lo que constituye un voto de confianza que agradecemos y que esperamos repetir más adelante”, concluyó.

Mónica Emadía Vargas, Terapeuta de Reiki y Watsu, Licenciada y Profesora de Estado en Educación Física.

En relación al proyecto, la Terapeuta de Reiki y Watsu, Licenciada y Profesora de Estado en Educación Física, Mónica Emaldía Vargas, afirma que “todo esto me sorprendió muchísimo, no lo esperaba, ya que postular y ganar un proyecto es difícil. Me reuní con la Directora Rosa Palominos y América Waghorn; me informaron en qué consistía el proyecto y he dedicado lo mejor, porque cada día es un nuevo desafío. En cada terapia fui conociendo a las personas en lo privado y eso no es fácil. Fue un privilegio de conocerlos más allá del saludo, y eso ha permitido que se generen vínculos muy hermosos”.

“El ser profesora me ayudó mucho a empatizar y ponerme en el lugar de ellos, con todo lo que significa hoy ser profesor; tantos estímulos visuales, la tecnología hace mucho más difícil llevar una vida como la que tuvimos nosotros en nuestros años de escuela. Antes existía un acercamiento hacia los profesores por parte de los alumnos, la amistad entre los profesionales, eso hoy se ha ido perdiendo. Por lo tanto, estas terapias buscan hacer volver al origen de cada uno, resetearse, repensarse, y a cómo puedo adaptarme como profesor a los nuevos desafíos que existen en la educación, ya que cada vez la situación se torna más complicada”, enfatizó Mónica Emaldía.

La profesional confirma que “puse todos mis conocimientos para lograr que cada persona se pueda conectar con sí misma, con su vocación de servicio, de ver en el colega de labores a un aliado y como una fuente de energía, que es muy importante para poder trabajar en equipo”.

“Eliminar la carga de stress en las personas, eso fue lo que me motivó a seguir estudiando y especializándome en todas estas disciplinas. Hoy en día hay que ocuparse de aquello, generar los espacios para que las personas se sanen, tengan más oportunidades y puedan vivir la vida desde un punto de vista positivo; sin tensiones, sin stress”, finalizó Mónica Emaldía.

Claudio Guerrero Flores, Masoterapeuta y Esteticista.

Por su parte, Claudio Guerrero  Flores, Masoterapeuta y Esteticista, afirmó que “este es un proyecto muy bueno porque se trata del bienestar de los profesores, quienes están sometidos a mucho stress. Este proyecto, además,  evita las licencias médicas, ya que con ello se logra una ayuda importante para aquellos pacientes que por su trabajo están sometidos a una sostenida carga de stress, dolencias musculares, etc., producto de que los funcionarios en muchos casos están enfocados más en lo laboral que en su propio bienestar”.

Es un proyecto muy bueno, porque desconecta al paciente de su rutina diaria. Ahora, someterlo a una terapia alternativa, Reiki o masajes, le permite al trabajador ir superando los   problemas asociados a su labor, lo que a su vez incide en afrontar de mejor manera  el aspecto laboral. Hoy en día el sistema te absorbe en lo laboral y lamentablemente se hace extensivo a lo personal. Es un conjunto de factores negativos que mediante las terapias activas podemos ir mejorando la calidad de vida del trabajador o paciente.

Guerrero, luego de reconocer que se ha encontrado con mucha tensión y contractura muscular, inflamación a nivel dorsal, lumbar y cervical, segura que “el proyecto se ha desarrollado en plenitud, ya que la disposición en lo personal siempre está presente, y eso es muy bueno. Quienes participan  en este proyecto acuden a la consulta, se desconectan del trabajo para luego volver nuevamente a retomar sus funciones con mayor ánimo”.

Esta preocupación que hay a nivel de la dirección, del directorio del centro de padres y apoderados, tiene como resultado el  bienestar físico, psicológico y anímico del paciente. Que una dolencia se reduzca de manera importante permite un cambio significativo en el trabajador.

La dolencia muscular producto de la carga laboral limita mucho a las personas. Educar a un curso de 35 alumnos con distintos tipos de caracteres es un reto diario que debe enfrentar un profesor; y si a eso sumamos los altos niveles de exigencias obtenemos como resultado: dolencias musculares y otra serie de problemas asociados. Ingresar a una terapia de relajación en base a estiramientos, fricciones, palancas, etc., trae consigo importantes y positivos resultados.

Por último, Claudio Guerrero luego de haberse manifestado muy conforme, concluyó que “este ha sido un proyecto muy bueno en beneficio del bienestar de los funcionarios”.

José Luis Valenzuela Cárdenas, Inspector General de Enseñanza Media, Liceo Bicentenario de Excelencia Altamira.

Para el Inspector General de Enseñanza Media, José Luis Valenzuela Cárdenas, la materialización de este proyecto ha sido un paso importante y asegura que “los profesores estamos expuestos a sufrir stress, dado que cada vez se nos pide más, que mejores los índices. Eso se da en todo Chile porque somos un país bien ubicado a nivel de conocimientos, educación, en los aprendizajes, se quiere que Chile tenga los estándares que hay en los países grandes de Europa, eso interrelacionado con el desarrollo económico, y para ello el profesorado tendrá que enfrentar esos desafíos y exigencias, más aun, al  ser un liceo bicentenario de excelencia; por lo tanto, hay que hacer alto en el camino y dedicarse a mejorar la salud espiritual y psicológica para cumplir con las demandas del país y la comunidad”.

A raíz de lo anterior, añade Valenzuela, “este ha sido un relajo, un momento importante y también un reencuentro para la comunidad escolar, porque uno  cumple un rol, cada uno en su lugar, pero con esto estamos compartiendo todos; apoderados, asistentes, profesores, y eso permite aunar esfuerzos para cargar pilas y echarle para adelante, sobre todo ahora cuando estamos terminando el año escolar, vienen las evaluaciones, análisis y las reflexiones para proyectar las exigencias de lo que será el año 2019”.

Por último, Valenzuela manifestó que “esta ha sido una experiencia muy bonita, así es que muy contentos, felices y agradecidos….., Ojalá que el próximo año podamos continuar con estos proyectos de vida saludable”.

Ana Albornoz Cifuentes, Asistente de la Educación Liceo Bicentenario de Excelencia Altamira.

En tanto la Asistente de la Educación Ana Albornoz Cifuentes, puntualizó que “estas terapias representan algo fantástico”, y asegura que “esta es la primera vez que se preocupan de nosotros como personas y de nuestro bienestar para mantenernos trabajando bien en el día a día”.

“Este programa nos ha servido para el bienestar personal, para enfrentar de mucho mejor manera nuestro trabajo y para enfrentar el día con ánimo y energía. Es algo que impacta en uno, en el bienestar personal”.

“Esto nos ha ayudado muchísimo para enfrentar el stress diario, cualquier cantidad. La idea es que este proyecto continúe y que se extienda por todo el año. Hace bien porque la persona trabaja contenta, con ánimo y con otra disposición.

Por último, Ana Albornoz reconoce que “el ánimo de los trabajadores ha mejorado, ya que hoy la disposición del personal es otra: se trabaja más tranquilo, los masajes nos hecho bien, son excelentes. En un principio todos estábamos tensos, y hoy el día se enfrenta de mucho mejor manera gracias a esta terapia”.

Mónica Bovet Baeza, Tesorera Centro General de Padres y Apoderados Liceo Bicentenario de Excelencia Altamira.

A su vez, para la Tesorera del Centro General de Padres y Apoderados del Liceo Altamira, Mónica Bovet Baeza,  “esta ha sido una terapia que me ha servido mucho, es algo muy bonito; las sesiones con Mónica Emaldía son ejercicios que relajan, en las terapias uno se olvida de lo que ha pasado, en lo que uno piensa o lo que viene a futuro”.

Mónica Bovet añade que “estas terapias son realmente positivas. Yo llevo años acá y he visto la unión, la alegría que hay entre todos, prácticamente somos una familia. Yo me siento parte del liceo, tengo niños en el Programa de Residencia Escolar y por ellos estoy acá”.

“Este ha sido un gran proyecto, ojalá que siga, podemos hacer muchas cosas más. Hoy día hay unión, comunicación, uno se acerca y va conociendo a la gente, la va valorando. La verdad es que estas terapias son estrategias que han ayudado mucho”, aseguró.

Por último, la tesorera reconoce que “hemos tenido el apoyo de la nueva directora Rosa Palominos. Estas cosas no se habían visto en el liceo”, concluyó.

<<<Volver