30/10/2018: Iniciativa de la Corporación Amigos de Panguipulli
BANDA SINFÓNICA DE PANGUIPULLI Y CATEDRA DE BRONCES DEL PROGRAMA VIVE LA MÚSICA  SE CONSOLIDAN BAJO LA DIRECCIÓN DEL MÚSICO AARÓN JARAMILLO GUÍÑEZ

En plena clase el Profesor de Música, Aarón Jaramillo Guíñez y sus alumnos.

30/10/2018
El Profesor de Música, Aarón Jaramillo Guíñez se mostró conforme con los desafíos que ha tenido que enfrentar como responsable de la Cátedra de Instrumentos de Bronces del Programa Vive La Música de La Casona Cultural de Panguipulli. 

Aarón Jaramillo se tituló el año 2016 como Profesor de Educación Musical con Licenciatura en Dirección Orquestal e Interpretación Instrumental  de la Universidad de Talca.

Aarón Jaramillo Guíñez, orgullosamente dice que el proviene de una familia muy trabajadora del sector Corvi en la ciudad de Valdivia. De ahí ingresó a la Escuela Nº1 República de Chile, a los 10 años de edad, en quinto año básico, o sea el año 2000, tomó por primera vez una trompeta con el profesor Cristian Muñoz.

Ahí comenzó la itinerancia para el joven músico en etapa de formación, siendo invitado a la Orquesta Juan Sebastián Bach,  junto con a su colega Jonathan Vallethe. Aparecieron los ensambles, grupos ocasionales de verano. Ahí fue cuando el conocido grupo tropical La Teruka reclutó a Aarón Jaramillo Guíñez para sendas giras en todo Chile.

Confiesa que “mi rol de trabajo ha sido desafiante pero a la vez motivante, es una apuesta distinta en lo que va del Programa Vive La Música. Hoy todos los músicos están enfrentado una ópera y el desafío es mayor, la Orquesta Sinfónica de Panguipulli hoy está siendo dirigida por Rodolfo Fisher como director invitado y los niños han dado todo lo mejor”.
 
Jaramillo añade que “hoy estoy trabajando en el Liceo Altamira, en la Escuela Claudio Arrau, Liceo PHP de Pullinque y el Centro Educacional San Sebastián, donde hay instrumentos como trombón, corno francés, bronces bajos y tuba”.

El músico reconoce que “el Programa Vive La Música de Panguipulli es algo único en su tipo, y eso me lo han dicho en diversas ciudades donde he ido. Hay ejemplos muy sencillos: la semana pasada colgué un video en redes sociales con los estudiantes de la Escuela Claudio Arrau, y un amigo músico, en los comentarios, se mostró gratamente sorprendido con lo que se está haciendo hoy en Panguipulli, hablo de un tremendo proyecto social”.

Por ejemplo, afirma Jaramillo, “hay niños que me han dicho que ya lo han decidido; se van por el camino de la música y quieren ser profesores de música para poder enseñar, y eso para mí es regocijante. Yo a esa edad no estaba dentro de mis prioridades estudiar para ser profesor”.

Hoy el punto culmine en la carrera profesional de Aarón Jaramillo Guíñez es que ya se instaló, con 28 años de edad, en el pódium con batuta en mano para dirigir el proyecto de la Banda Sinfónica de Panguipulli. “Esa oportunidad ha sido un tremendo reto personal, porque cuando llegué acá venía con el pensamiento de hacer clases de bronces. Me afirme bien los pantalones, y analice, si me voy a parar adelante a dirigir a los músicos ¡lo tengo que hacer bien!, entregar todas las herramientas, transmitir pasión por la buena música. No es que lo había planificado, no, las cosas se fueron dando de a poco”, aseguró el músico.

Al finalizar reconoce ser, al igual que muchos, un agradecido de La Casona Cultural de Panguipulli y de la gran obra cultural con un fuerte apego en lo social. “Yo con ellos me he podido realizar como persona y como profesional. Mi pasión son los bronces, sueño con un alto nivel de buenos músicos, hay que soñar con un Ensamble de Bronces. Yo quiero que los niños toquen bien un instrumento y que eso lo disfruten”, concluyó. 

<<<Volver