17/04/2018: Primer lugar se lo adjudicó la obra ““Tiemplo de arrancar y tiempo de plantar”
ESCULTURA SOBRE LA NOCIÓN DEL TIEMPO EN LA COSMOVISIÓN MAPUCHE GANA DESTACADO CONCURSO DE TALLADO EN MADERA DE LA FUNDACIÓN HUILO HUILO

Competencia realizada en Huilo Huilo buscó fortalecer, rescatar y difundir la identidad natural y cultural de la Región de Los Ríos

17/04/2018
El entorno natural de la Reserva Biológica Huilo Huilo sirvió de escenario para la realización del segundo concurso de esculturas en madera Tallando el legado histórico del territorio”, que tuvo como protagonistas a 34 talladores de todo el país y del norte de Argentina.

Mauricio Pichuante Olguín, de Doñigüe, obtuvo el primer lugar con su obra “Tiemplo de arrancar y tiempo de plantar”, una escultura elaborada con motosierra en un tronco de coigüe de casi tres metros de altura, y que representa la noción del tiempo en la cosmovisión mapuche.

“Quise mostrar la importancia que tiene para mi pueblo pehueche el paso del tiempo, como una oportunidad de traspasar sabiduría e información a través de las personas, de generación en generación”.

Primer Lugar: Mauricio Pichuante Olguín, de Doñigüe. Premio, $ 1.000.000.

Cuenta que cuando llegó a la zona del concurso recorrió todo el aserradero donde se emplazó la actividad, y aprovechó de conversar con muchas personas que le hablaron sobre la vida en el trabajo forestal, de cómo las enseñanzas, los consejos y las experiencias de vida se traspasaban entre trabajadores, de generación en generación, al igual que en el mundo mapuche.

“Así que de ahí me vino la inspiración… la escultura nació acá en Neltume”, afirma categórico Mauricio Pichuante.

Según detalla, la escultura configura a un mapuche pehuenche arrancando un árbol con la mano derecha para luego usarlo en sus labores, y con la mano izquierda está plantando una araucaria, que también puede ser un coigüe de raíz larga, “de acuerdo a los ojos de quien lo mire”, señala Pichuante.

Sobre la cabeza hay un águila que simboliza la libertad, y al lado derecho una media luna que representa el tiempo que usaban los indígenas para orientar cultivos y cosechas, como una guía del cosmos, “y que tiene que ver directamente con la sabiduría mapuche”, asegura.

Para Eugenio Salas, jurado del concurso y asesor de la Fundación Huilo Huilo en temas de patrimonio ancestral, la convocatoria no puso énfasis en la competencia, en los premios, fue apenas una excusa para reunir a los participantes en un acto de generosidad de todos ellos, y del compromiso que tiene la fundación con el territorio.

“Tenemos un paisaje extraordinario: cordilleras, ríos, lagos, naturaleza. Entonces, ese paisaje natural, para profundizarlo, para hacerlo escalar tenemos que agregarle el paisaje cultural. Cuando tú vez esculturas desplegadas en un aserradero, este lugar deja de ser un aserradero y se transforma en un espacio patrimonial, con obras instaladas ahí generosamente por sus autores que lo dejan para la gente de la zona y la región, para los visitantes”.

PASO A PASO

Segundo lugar: Américo Robles, de Isla Negra. Premio, $600.000.

Mauricio Pichuante reconoce que se sintió muy cómodo durante los tres días de competencia, y que ese tiempo le sirvió además para conocer a otros escultores del país e intercambiar experiencias, especialmente con el destacado artesano en madera Filemón González, quien fue homenajeado durante la premiación del concurso por sus 53 años de trayectoria profesional.

“Con don Filemón pude conversar largo y tendido, lo escuche bastante y sus palabras me sirvieron mucho para orientar mi trabajo. Creo que es muy importante escuchar a los mayores, a las personas que tienen cana, oírlos y aprender de ellos”.

Confiesa que el concurso no lo vivió tanto como una competencia, sino más bien como una oportunidad de apoyo y ayuda a sus pares, para conocerse entre ellos.

Sobre el primer lugar obtenido, Pichuante recurre a los recuerdos de su paso por el fútbol profesional, cuando vistió las casaquillas de arquero en Unión Española, O'Higgins y Cobreloa, para definir la actitud que se debe tener para enfrentar desafíos como los de esta competencia.

“Uno entra a la cancha a ganar sin cuestionar al rival, con la actitud de triunfar y de hacerlo bien, como el buen pehuenche que soy, de una cultura que jamás ha sido derrotada. Yo piso en el lugar y me siento ganador”.

Revela que este es el cuarto concurso que gana en el año tras triunfar en competencias de similares características en Temuco, Llanquihue, Nancahua y ahora en Huilo Huilo.

La clave del éxito del concurso Tallando el legado histórico del territorio, Pichuante la atribuye, entre otras razones, al apoyo y colaboración de su esposa Scarlett González Olmo, quien lo acompañó durante los tres días de competencia, prestándole apoyo logístico y orientación estética sobre cómo desarrollar mejor el trabajo.

“Con ella somos un solo equipo, tanto aquí como en la casa”, señala sonriendo. Tras su triunfal paso por Neltume, Mauricio y Scarlett ahora preparan maletas para viajar el próximo mes a Alemania a participar en la Copa Mundial de esculturas con motosierra, donde piensan repetir la experiencia vivida recientemente. “Allá representaremos no sólo a Chile, sino a toda Sudamérica”, asegura confiado.

RECUADRO

Tercer Lugar: Jorge Fuentealba, de Neltume. Premio, $ 400.000

Los objetivos del concurso han sido fortalecer, rescatar y difundir la identidad natural y cultural de la Región de Los Ríos a través de una propuesta artística de intervención en madera.

Se buscó permitir a cada artesano representar una temática para potenciar la valoración de comprensión del patrimonio del territorio.

El conocimiento y puesta en valor del patrimonio natural, cultural y paisajístico es una necesidad del país a fin de alcanzar desarrollo sostenible. Además, la gestión del patrimonio se relaciona con otros temas de gran relevancia, como la conservación biológica y cultural.

<<<Volver